Search

17º Festival Internacional de Cine de Busan: nuevo cine coreano

El pasado 13 de Octubre concluyó una nueva presentación del Festival  Internacional de Cine de Busan, en donde se proyectaron alrededor de 300 películas, muchas de ellas a la vanguardia de la industria cinematográfica de Asia. Eventos como estos tienen la particularidad de combinar experiencias independientes con grandes producciones, lo que permite al espectador educar los sentidos y descubrir nuevas propuestas, alejándose así de la oferta que habitualmente se encuentra en el mainstream.

Trataré en las siguientes líneas de comentar algunas de las propuestas más interesantes que se proyectaron durante los días del Festival, concentrándome particularmente en la sección “Korean Cinema Today” que ofrece un panorama variopinto de la oferta cinematográfica actual en el país y nos da una perspectiva de aquello que está por estrenarse en las grandes salas. Vale aclarar que fundo mi comentario en la excelente cobertura que realizó el sitio Modern Korea Cinema, un espacio ineludible para todos aquellos que disfrutamos del buen cine coreano.

Una particularidad de este tipo de festivales y que se potencia aun más si sos un cinéfilo apasionado, es hacer nuevos descubrimientos. Con paciencia y un poco de buena suerte y discernimiento es posible encontrar agradables sorpresas en la programación. Nuevos talentos que surgen y a los que vale dar una oportunidad. Comenzaremos entonces comentando  Pluto (명왕성, Myeongwangsong), la segunda película de Shin Do-Won. La historia comienza con el asesinato de un alumno de preparatoria en manos de uno de sus compañeros. Las sospechas caen rápidamente sobre uno de los alumnos, quien es inmediatamente interrogado por la policía. La victima era el alumno mejor calificado de toda la escuela, una prestigiosa institución de la que salen futuros miembros para las universidades más laureadas del país. El joven asesinado era parte de ese selecto grupo de estudiantes privilegiados, un círculo al que el sospechoso, con sus pobres notas, quería pertenecer desesperadamente. En una sociedad en la que los logros académicos son los que marcan las expectativas, los estudiantes harían cualquier cosa por obtenerlos. Ese se convierte entonces en el nudo dramático de la película, a partir del cual se desarrollará el resto de la acción. Pierce Conran, quien reseña esta producción, destaca la habilidad de la directora en la realización de esta película, de la que podemos tener una muestra apenas comienza. En Pluto somos participes de una serie de trucos que le dan vida al relato, pero que no se exceden. Pequeñas fracturas de la película, trucos de edición y una excelente puesta de sonido al igual que una exquisita dirección de arte, son suficientes ingredientes como para elevar el nivel de la película sin abrumar al espectador.

Pasemos ahora a una película que juega con los límites de la industria cinematográfica coreana. En Behind the Camera (뒷담화, 감독이 미쳤어요, Dwitdamhwa, Gamdokyi Micheotseoyo), su director, E J-yong, no hace más que divertirse. La idea general de la producción es algo confusa y así se mantiene durante todo guión. El concepto es simple: E J-yong está haciendo una película, pero con una pequeña trampa, ya que él la dirige desde Los Angeles a través de Skype. Las cosas se tornan aun más confusas cuando nos enteramos que la película que está filmando es sobre un director que dirige una película desde el exterior, a través de Skype. No, no me estoy repitiendo; el leitmotiv de esta realización replica esta especie de “inception”. Imaginen como puede evolucionar este proyecto si el planteo inicial nace de esa idea. La trama A, es presentada como un documental, pero no podemos confiar en el director. Sus intenciones son muy “juguetonas”, al punto de que ni los propios protagonistas de la película saben lo que están haciendo. Realidad y ficción se difuminan. Tenemos la posibilidad de ver a grandes estrellas del cine coreano (Ha Jung-woo, Kim Min-hee, Park Hee-soon y más) y directores (Lee Joon-ik, Im Pil-sung, Kim Jee-woon) riéndose de si mismos. Este proyecto claramente no está orientado a llegar a un público masivo, pero su carácter experimental y el tono de parodia en el que se desarrolla la trama lo convierte en una experiencia interesante y diferente.

Fatal (가시꽃), la ultima película que comentaremos, comienza mostrando el cambio radical que se produce en la vida de 5 personas a partir de un momento critico. Una jovencita es drogada y luego violada por sus compañeros de preparatoria, incluso por uno de ellos que lo realiza de manera involuntaria, lo que le valdrá un cargo de conciencia durante toda su vida. 10 años mas tarde, el joven de ahora 28 años, trabaja para un fabricante de ropa de segunda. Su encuentro con un grupo de misioneros cristianos lo motiva a unirse a ellos para encontrar en cierta forma una vía de redención por la brutalidad que cometió en su adolescencia. Todo se vuelve más oscuro cuando descubre que una de sus nuevas compañeras es la joven que una década atrás había violado junto a su grupo de amigos.  El empleo de una estética descarnada y cruda, le permite al director Lee Dongku una mirada sin concesiones sobre el viaje de un hombre que lidia con las consecuencias de una decisión terrible. Aunque atormentando y nervioso por la culpa, el protagonista era capaz de llevar una vida tranquila. Todo se revierte con ese súbito encuentro que permitirá que el oscuro pasado se confunda con el presente de manera descarnada. En cierta instancia, la película cobra un tono muy especial, y en cierta forma, redime la condición del protagonista. Una clara muestra de los avatares que tiene nuestra fútil existencia. “Modern Korea Cinema” define al debut de Lee Dongku como atrevido original, colocándolo en el mapa del nuevo cine coreano. Sin dudas, uno de los gratos descubrimientos de este Festival.

Imposible es abarcar la enorme oferta cinematográfica presentada en este evento.  Espero que las películas comentadas hayan despertado algo de su inquietud. Me gusta empaparlos con nuevas olas cinematográficas, y más allá de que difícilmente tengamos acceso a estas producciones, está bueno conocer propuestas diferentes.

Via: Modern Korean Cinema




A %d blogueros les gusta esto: