Search

Boom del Cine Coreano: claves para entender este fenomeno

El cine surcoreano está ganando día a día mas terreno y en la actualidad es imposible ignorar su presencia y las diversas manifestaciones del mismo. Con estrenos locales toda la semana y una presencia cada vez más firme en las carteleras extranjeras, la industria cinematografíca de ese país se está convirtiendo en una de las más importantes a  escala global. Por este motivo, más allá de estar al tanto sobre los últimos estrenos y los avatares de la vida de las estrellas es necesario entender cual es la dinámica actual de la escena cinematográfica de ese país. En este articulo intentaremos dar un panorama concreto sobre eso para saber donde estamos parados.

Se habla mucho sobre los mercados emergentes y el crecimiento exponencial que está experimentando Corea del Sur, convirtiendose en un faro para toda la región. El año 2012 concluyó con nuevas marcas en los niveles de espectadores y entradas vendidas, permitiendo que The Thieves se convierta en la película coreana más exitosa de todos los tiempos, dejando atrás a un clásico del cine contemporáneo como The Host. Nada podemos decir sobre los gustos  personales, pero los ladrones se han apoderado de la pantalla.

Los primeros meses del año ya han pasado y tenemos algunos números para analizar, dado que los niveles de audiencia han subido al igual que la cuota local en el mercado (es decir, la cantidad de películas coreanas que se proyectan sobre el total). De un total de 55.6 millones de entradas vendidas, 38.5 millones fueron para los estrenos locales. Esto implica un aumento del 50% en relación con el año pasado y el 70% de todas las ventas en taquilla. Los especialistas y críticos se preguntan entonces que es lo que cambió en tan poco tiempo.

Box Office 2012 - Corea I

Pierce Cornan es claro en señalar que las nuevas películas no son mejores (aunque el nivel general es muy bueno) y el mercado no se ha vuelto mas agresivo. De hecho, las productoras han seguido haciendo lo que hacían hasta ayer: producir contenido variado y producciones elaboradas. Quizá una de las claves para entender el fenómeno sea una expansión en el mercado y una tendencia a reunir elencos con figuras estelares, algo que suele hacerse en otras pantallas, como la norteamericana.

Una reflexión en este sentido, está relacionado con el hábito de los coreanos a dejarse llevar por las tendencias. Pasando desde las cafeterías, la moda, la música y la tecnología, “lo ultimo” juega un papel fundamental en la vida cotidiana de la sociedad coreana. En razón de eso, se teme que el boom de la cinematografía surcoreana esté emparentado con una dinámica similar a la aplicable a esas cuestiones y que de un día para el otro el público gire bruscamente y retorne a las películas extranjeras. Eso ya ha sucedido antes y la industria local ha sobrevivido, pero implica un modelo muy precario.

El año pasado tuve la posibilidad de entrar en contacto con diferentes directores coreanos y todos ellos eran conscientes del cambio del que son participes. En Corea del Sur, una película que superaba el millón de espectadores era considerada exitosa, tal como ocurre en muchos países de Latinoamérica, pero con el aumento del presupuesto y la elevación de los standards, eso ya no alcanza. En la actualidad, una película de tamaño medio necesita un par de millones para asegurarse el éxito. De hecho, hay una cifra que es considerada como el número de oro al momento de emprender un proyecto: 10 millones de espectadores. En un país con 50 millones de habitantes, ese número implica que uno de cada cinco personas tiene que asistir a ver tu película; todo un desafío para las compañías y los directores.

The Host - Clásico del Cine Coreano

Ocho han sido las películas que se pudieron ubicar en el Olimpo de la taquilla, comenzando hace 10 años con Silmido. Los tres años siguientes tuvieron una representante – Taegugki (2004), The King and The Clown (2005) y The Host (2006)-, y no fue sino hasta el 2009 que Haeundae se sumó a esta lista de privilegiadas. Luego de un tiempo de sequía y en un periodo relativamente corto (Julio 2012-Enero 2013), tres películas engrosaron el listado: The Thieves, Masquerade y Miracle in Cell Nº7.

Pese a que ese no es un numero difícil de roer en la dinámica actual de la industria, hasta el momento ninguna película estrenada durante el 2013 parece acercarse a esa cifra, independientemente de que el nivel sigue siendo muy bueno. Algunos ponen fichas en una película que comentamos la semana pasada en Xiahpop, y que combinando un elenco internacional con un guion atrapante, tiene altas posibilidades: Snowpiercer. Aunque a las películas de habla inglesa dirigidas por un director coreano no les ha ido excelente en la taquilla, algunos indicios señalan a la película de Bong Joon Ho como una gran candidata.

El mundo del cine tiene muy poco de meteorología, por lo que siempre es algo difícil pronosticar resultados, pero se estima que durante el segundo trimestre del año la pantalla grande entre en una especie de meseta, que recién se superará en los últimos meses del 2013. Los niveles de publico se mantendrán estables en el ámbito local y posiblemente se registre un aumento en las proyecciones de cine coreano en el extranjero, lo que significaría un gran mimo para las salas de cine, ávidas de nuevas y frescas propuestas. Las coproducciones con China parecen ser otra alternativa interesante para analizar y donde muchas productoras están poniendo el ojo.

Postales del Sur - Selección Coreana

Más allá de los altos niveles de producción y calidad puesta a disposición de los nuevos proyectos, el foco está puesto en los nuevos directores independientes, quienes dentro de unos años tendrán la responsabilidad de enarbolar la bandera del cine nacional; no como una cuestión de fervor nacionalista, sino como una muestra de compromiso con la calidad que hasta ahora los ha caracterizado. El talento está ahí y como entusiasta de ese tipo de cine puedo dar fé de que las perspectivas en ese sentido son muy positivas.

Los temores acerca del proceso de “pochoclerización” del cine surcoreano están latentes, pero luego de haber escuchado la palabra de algunos jóvenes directores puedo quedarme tranquilo de que pese a que la industria asumirá un rol trascendental el mercado, la calidad y el sentido estético seguirán primando y siendo la norma. Espero que el contenido de este artículo no les haya resultado demasiado técnico. Sigo en mi afán de formar lectores críticos, que no solo puedan disfrutar de una buena película sino que también tengan a su disposición las herramientas necesarias para analizar aspectos centrales del cine que ayudan a construir una opinión integra y respetable.

Fuente: Twichtfilm.com. hiroshi@xiahpop.com (Traducción)