Search

¿Querés ser mi novia? Firmá acá, acá y también acá.

Es de público conocimiento que los ciudadanos japoneses tienden a ser esquivos al momento de expresar sus emociones, o al menos aquellas ligadas al amor. Las parejas niponas no tienen la costumbre de decirse “te quiero” de manera regular y mucho menos tener manifestaciones públicas de afecto, un beso o una caricia. Sin embargo, en ciertas situaciones los roles se invierten. Mientras que los occidentales solemos evitar el compromiso, en el país del Sol Naciente se sienten encantados al pronunciar una frase tan seria como romántica: “Por favor, se mi novio/a”, usualmente traducido como tsukiatte kudasai. Esta frase suele ser la piedra fundamental de relaciones duraderas o que al menos tienen intenciones de tornarse un poco más serias.

No conformes con eso, ahora las parejas tienen una manera oficial de manifestar su amor, y la ayuda viene ni más ni menos que de parte del siempre paternalista Estado nipón. Es así que en Nagareyama ( Prefectura de Chiba) se están aceptando las primeras solicitudes de koitodoke o “formularios para declarar el amor”, un paso más allá en esto de amar y ser amado.

KoitodokeContra todos los prejuicios y comentarios que surgen al respecto, debemos aclarar que esta no es una medida inocente y tras  de ella hay un objetivo bastante específico. Japón lucha hace años con una tasa de natalidad decreciente, lo que se traduce en un déficit en la recaudación de impuestos de residencia, dinero que va directamente a las arcas de los municipios. De hecho, en el caso de Nagareyama ese impuesto representa el 50% de los ingresos totales, lo que explica la serie de medidas que los concejales locales han tomado para atraer las parejas a la ciudad. Una de las más particulares es por ejemplo el anuncio con bombos y platillos de la filmación de la película romántica “Momose, Kochi wo Muite” en locaciones naturales de la ciudad.

El portavoz Hideo Tsutsui se mostró muy entusiasmado con el koitodoke, convencido de que esta es una medida que le da la posibilidad a las parejas jóvenes de expresar sus sentimientos y a su vez estimular el nacimiento de más japonesitos. De hecho el nombre del formulario ya lo dice todo:  KOITOguiño,guiño-.

¿Cuales son los datos fundamentales que se requieren para llenar esta solicitud? En primer lugar es necesario completar nuestro nombre y junto a él, el de nuestro amado o amada. Hay otro ítem que debemos llenar, relacionado con el lugar y la fecha en que nos conocimos. Conscientes de que no muchos tortolitos recuerdan con precisión ese detalle, este no se ha convertido en un requisito formal. Disponemos también de un espacio adicional en el que podemos hacer una lista de los lugares que nos gustaría visitar e incluso otra sección en la que podemos dar vía libre a nuestros sentimientos más profundos. Todo parece tan cursi y formal que seguramente al concluir de llenar el formulario tengamos por las nubes nuestros niveles de azúcar en sangre.

Como era de esperar, y para que todo esto se convierta en algo aun más curioso, hay un detalle que es esencial: la otra persona no necesariamente tiene que saber de esto. O mejor dicho: puedes completar este formulario con el nombre de tu vecina, tu compañero de oficina, la chica de la tienda o tu profesor, sin la necesidad de que ellos se anticipen tus sentimientos. Esto dispara un gran cúmulo de dudas, especialmente en lo que refiere al manejo de los datos. ¿Acaso hay un límite de solicitudes? ¿Podemos aparecer en más de un formulario?

Old Couple - Xiahpop

Para lidiar con esto, hay una sección especial en la que debemos confesar si ese amor es reciproco, pudiendo elegir entre “Si”, “Estoy bastante seguro”, “Tengo mis dudas” y el lapidario “NO”. Podemos elegir también el plazo en el que queremos hacer nuestra confesión y otra serie de detalles igual de desopilantes.  Es curioso que el koitodoke no pida ningún número de contacto, ni tampoco una dirección, por lo que no sabemos como es que se procede a notificar tamaña declaración amorosa. Según el departamento encargado de recibir estas notificaciones, lo declarado en el formulario no es vínculante y no implica un cambio en el estado civil del sujeto. Tampoco hay limites en la jurisdicción, pues el formulario puede salir de esta ciudad a cualquier región de Japón o incluso traspasar sus fronteras.

¿Qué te parece esta idea? ¿Cuál es tu relación con el compromiso? ¿Qué tan rápido te sientes preparado para dar el próximo paso? Todas estas son preguntas que se disparan al leer esta nota y que en cierta forma nos hacen reflexionar sobre el verdadero sentido del amor. En contra de los presupuestos básicos de mi profesión, detesto todo tipo de papelerio y más si se trata de algo tan mágico como el vínculo de amor entre dos personas. Pero bue, la propuesta de nuestros amigos nipones me parece un detalle simpático, aunque no me animo a pronosticar el éxito o el fracaso de la particular medida.

Fuente: RocketNews24.com / hiroshi@xiahpop.com



Somos XiahPop, el magazine online que más sabe sobre cultura asiática. Con el staff más completo y capacitado. Trabajando desde el año 2008 para difundir la cultura asiática a través de nuestra página web y eventos.


  • Tiny J

    No creo que este adorable papel ayude mucho, el gobierno pretende meterles esa idea a los japoneses, pero el tema va más allá que simplemente el amor, bonito sería para el estado que estos enamorados se unieran en matrimonio y tuvieran hijos, pero los japoneses ponen de prioridad su trabajo y su estabilidad económica, y allá tener pareja implica mucho dinero, casarse implica mucho más dinero y ya ni quieren tener hijos con tal de darse una buena vida, los japoneses deben aprender que pueden ser esposos/as, padres, profesionistas y ser felices en el intento.